Skip Navigation

 
The Florida Bar
www.floridabar.org

Folleto El Divorcio en Florida

Tabla de Contenido
¿Se puede salvar su matrimonio?
Aspectos Generales
Disolución regular del matrimonio
Disolución simplificada del matrimonio
Violencia doméstica
División de la propiedad
Pensión alimenticia
Impuestos
Crianza de los/as hijos/as
Manutención de los hijos
Apelaciones
Dónde obtener ayuda legal
Cómo seleccionar a un abogado
Honorarios de abogados y costos



¿Se puede salvar su matrimonio?

¿Está seguro de que su matrimonio no puede ser salvado? Antes de adoptar todas las medidas legales para poner fin a su matrimonio, usted puede considerar posibles formas de salvarlo. Puede consultar con un consejero matrimonial, psicólogo, psiquiatra, ministro, sacerdote, rabino o cualquier otra persona calificada. Muchas organizaciones sociales y religiosas ofrecen servicios de asesoramiento a precios razonables. Su abogado puede referirle con alguien que le puede asesorar, de forma individual o en conjunto con su cónyuge. Algunos servicios de asesoramiento son gratuitos y otros servicios se ofrecen sobre una base de escala móvil respecto con su capacidad de pago.



Aspectos Generales

El término oficial para el divorcio en Florida es "disolución del matrimonio."


Florida es uno de los muchos estados que han abolido la culpa como causa de divorcio. El único requisito para disolver su matrimonio es demostrar que su matrimonio está "irremediablemente roto". Cualquiera de los cónyuges puede pedir la disolución del matrimonio. Usted debe probar que existe un matrimonio, que una de las partes ha sido residente de Florida por seis meses inmediatamente anteriores a la presentación de la petición, y que el matrimonio se ha roto irremediablemente. La culpa, sin embargo, puede ser considerada bajo ciertas circunstancias en la adjudicación de la pensión alimenticia, la distribución equitativa de los bienes y deudas matrimoniales, y la determinación de la responsabilidad parental.


Cada caso de divorcio es único y, por lo tanto, los resultados varían de caso a caso. En cada caso, los problemas son distintos, pueden incluir la división de los bienes y posesiones, la responsabilidad de apoyar al otro, la responsabilidad parental y el tiempo compartido con los/as hijos/as.


El proceso de divorcio puede ser muy emocional y traumático para las partes, así como para los/as hijos/as. Los cónyuges a menudo no conocen sus derechos y obligaciones legales. Los secretarios judiciales y los jueces pueden responder algunas de sus preguntas básicas, pero tienen prohibido darle consejo legal. Solamente su abogado le puede proporcionar asesoramiento jurídico. Los requisitos legales y reglas de la corte deben ser seguidos estrictamente, de lo contrario usted puede perder ciertos derechos de manera permanente. El Colegio de Abogados de Florida (The Florida Bar) le recomienda obtener los servicios de un abogado sobre cuestiones jurídicas acerca de sus derechos en un divorcio, los derechos de sus hijos/as, sus derechos de propiedad y sus responsabilidades derivadas del matrimonio. Un abogado experto puede analizar su situación y ayudarle a tomar decisiones en su mejor interés y el de su familia.


Hay dos maneras de obtener un divorcio, o disolución, en Florida. La forma habitual se denomina "Disolución regular del matrimonio". El segundo método es la "Disolución simplificada del matrimonio".



Disolución regular del matrimonio

El proceso de disolución regular comienza con una petición de disolución del matrimonio, presentada ante la corte de circuito, en el condado donde vivieron juntos como marido y mujer por última vez o en el condado donde reside una de las partes. Ya sea el esposo o la esposa puede solicitar la disolución del matrimonio y el solicitante debe alegar que el matrimonio está irremediablemente roto. La petición establece lo que la persona quiere de la corte. El otro cónyuge debe presentar una respuesta dentro de 20 días de ser servido, debe referirse a las cuestiones de la petición inicial y, si él o ella desea, incluir una contra-petición de disolución del matrimonio conteniendo asuntos adicionales que desea que la corte tome en cuenta.


Las reglas de la corte que rigen los divorcios exigen que cada parte presente ciertos documentos financieros y una declaración jurada financiera a la otra parte dentro de los 45 días siguientes a la notificación de la petición o varios días antes de cualquier audiencia provisional. Si no se proporciona esta información la corte puede desestimar el caso o no tener en cuenta las peticiones de esa parte. Las partes o la corte pueden modificar estos requisitos con excepción de la presentación de una declaración jurada financiera, que es obligatoria en todos los casos en que se solicita ayuda financiera. Un formulario de directrices de pensión alimenticia también debe ser presentado ante la corte en o antes de cualquier audiencia sobre manutención de menores. Este requisito no se puede renunciar por las partes o la corte.


Algunas parejas se ponen de acuerdo respecto a la propiedad, la responsabilidad parental, y otros acuerdos posteriores al divorcio antes o poco después de que la petición original se archiva. Luego llevan a cabo un acuerdo escrito firmado por ambas partes que se presenta a la corte. Otras parejas pueden estar en desacuerdo en algunos asuntos, pero finalmente resuelven sus diferencias, y se presentan para la audiencia final con un acuerdo que solicitan sea aceptado e incorporado por la corte en la sentencia final. En tales casos no disputados, el divorcio puede ser definitivo en cuestión de unas pocas semanas.


La mediación es un procedimiento para ayudarle a usted y a su cónyuge a llegar a un acuerdo sin un largo proceso o un juicio. Su propósito no es salvar el matrimonio, sino ayudar a parejas que se divorcian a llegar a una solución y un acuerdo en el manejo de la ruptura del matrimonio. Muchos condados tienen servicios de mediación pública o judicial disponible. Algunos condados requieren que las parejas intenten la mediación antes de que un juicio se pueda establecer.


Por último, algunas parejas no logran ponerse de acuerdo sobre casi nada y un juicio con cada uno de las partes defendiendo su posición es requerido. El juez toma la decisión final sobre las cuestiones controvertidas.


Llegar a un acuerdo por sí mismos en lugar de dejar las decisiones para un juez permite a las partes crear condiciones que estarán más propensos a cumplir.



Disolución simplificada del matrimonio

Ciertas parejas son elegibles para disolver su matrimonio por medio de un procedimiento simplificado. Este tipo de disolución se ha diseñado para que los servicios de un abogado no sean necesarios. Sin embargo, las parejas son responsables de la presentación correcta de todos los documentos necesarios, y ambas partes tienen la obligación de comparecer ante un juez cuando se otorga la sentencia final. Usted puede, sin embargo, contratar a un abogado para que lo represente, incluso en un asunto no disputado. El costo de estos servicios es generalmente mucho menor que en un caso contencioso. Puede reducir aún más los honorarios de su abogado si usted y su cónyuge llegan a un acuerdo sobre todas las cuestiones, lo que se reduce el trabajo necesario por un abogado.


No todo el mundo puede utilizar este procedimiento simplificado. Un esposo y una esposa pueden usar la disolución simplificada del matrimonio sólo si se cumplen todos los siguientes requisitos: (a) ambos están de acuerdo con el uso de este tipo de procedimiento de disolución; (b) no tienen ningún/a hijo/a menor de edad (menores de 18 años) o hijos/as a su cargo; (c) no tienen hijos/as adoptados menores de 18 años; (d) la mujer no está embarazada; (e) al menos una de las partes ha vivido en Florida durante los últimos seis meses; (f) las partes han llegado a un acuerdo respecto a la división de todos sus bienes (activos) y deudas (pasivos); (g) ninguna de las partes solicita la pensión alimenticia; y (h) las dos partes coinciden en que el matrimonio está irremediablemente roto. Si no puede cumplir con todos los requisitos anteriores, se deberá seguir el procedimiento de la disolución regular del matrimonio.


Existen diferencias sustanciales entre una disolución simplificada y una disolución regular del matrimonio. En una disolución regular, cada cónyuge tiene derecho a examinar e interrogar al otro en calidad de testigo. Cada cónyuge también tiene la capacidad de obtener documentos relativos a los ingresos, gastos, bienes y deudas del otro antes de un juicio o arreglo. Con la disolución simplificada, la información financiera puede ser solicitada por cualquiera de las partes, pero no es requerido pedirla.


Si ambos cónyuges prefieren usar la forma simplificada de disolución del matrimonio, ambos deben comunicarse con el secretario del tribunal de circuito de su condado y obtener una copia del folleto titulado "Información sobre la disolución simplificada" para obtener información más detallada y los formularios respectivos.



Violencia doméstica

Usted puede ir a la corte por sí mismo (sin un abogado) para solicitar una orden judicial para protegerle contra la violencia doméstica (asalto o agresión por parte de su cónyuge ya sea que estén separados o no, o por parte de su ex cónyuge), la violencia continua, o la violencia sexual. Si usted siente que es víctima de violencia doméstica, violencia continua, o violencia sexual, debe comunicarse con la oficina del secretario del tribunal de circuito de su condado o con el refugio sobre violencia doméstica local para obtener información y asistencia.




División de la propiedad

Una de las áreas más difíciles y complejas de un divorcio es la división de los bienes y las deudas gananciales. La propiedad conyugal puede incluir automóviles, viviendas, beneficios de jubilación (pensiones y planes de 401k), intereses comerciales, dinero en efectivo, acciones, bonos, cuentas bancarias, bienes personales y otros objetos de valor. Las deudas, también llamadas pasivos, incluyen hipotecas, préstamos para automóviles, cuentas de tarjetas de crédito, y otras cantidades de dinero que usted y su cónyuge deben a terceros. En general, cualquier activo o pasivo adquirido durante el matrimonio se considera ganancial y sujeto a distribución. Las partes también pueden tener activos o pasivos que se consideran fuera del matrimonio y deben ser otorgados a una sola parte.


Las leyes de Florida y la jurisprudencia establecen una "distribución equitativa" de los bienes y deudas gananciales. Los bienes gananciales deben ser divididos de manera justa y equitativa (no necesariamente en partes iguales) entre las partes, independientemente de quien posea el título. La corte decide sobre la distribución equitativa antes de considerar la pensión alimenticia. La distribución equitativa se basa en una larga lista de factores que la corte tiene que considerar.


Los factores a considerar por la corte incluyen la contribución de cada cónyuge en el matrimonio, la duración del matrimonio, y la situación económica de cada cónyuge. La corte debe aprobar su acuerdo si determina que este es razonable. Si usted y su cónyuge no pueden ponerse de acuerdo, la corte dividirá los activos y pasivos durante el juicio.


Pensión alimenticia

Después de la distribución equitativa de los bienes y las deudas gananciales, la corte puede considerar el otorgamiento de la pensión alimenticia. La corte puede otorgar la pensión alimenticia para el esposo o la esposa. Pensiones para rehabilitación pueden ser otorgadas por un período de tiempo limitado para ayudar a una parte a volver a desarrollar ciertas habilidades y la independencia financiera. La parte que solicite la pensión de rehabilitación debe tener un plan para su rehabilitación, tal como el costo de ir a la escuela para mejorar sus habilidades y potencial laboral. Pensiones para eliminar la desigualdad permiten que una parte lleve a cabo la transición de la vida de casado/a a soltero/a, la cual puede incluir la necesidad de obtener un vehículo y/o dinero para encontrar un lugar donde vivir. La pensión alimenticia permanente continúa hasta que el cónyuge beneficiario se vuelve a casar o por la muerte de cualquiera de las partes. La corte también puede otorgar la pensión alimenticia por un período de tiempo determinado, que se llama pensión alimenticia temporal. Las pensiones para rehabilitación, permanentes y temporales generalmente se pagan periódicamente (por ejemplo, mensual o bimensualmente); pensiones para eliminar la desigualdad pueden ser pagadas en una suma global una vez, o pueden ser pagadas por un período de tiempo muy corto. La corte también puede otorgar la pensión alimenticia en una suma global, donde una parte paga a la otra parte una suma global de dinero o bienes. Aunque el adulterio no manda o exime el otorgamiento de la pensión alimenticia, la corte puede considerar las circunstancias de adulterio en la determinación de la pensión alimenticia.


En el otorgamiento de pensiones, la corte considera factores tales como el nivel de vida, la duración del matrimonio, la edad y la condición física y emocional de ambos cónyuges, los recursos financieros de cada cónyuge y la capacidad de reproducción de los bienes que reciben, el tiempo necesario para adquirir una educación o capacitación suficientes para encontrar un empleo adecuado, los servicios prestados en el hogar, la crianza de los/as hijos/as, y la educación y el desarrollo de la carrera del otro cónyuge. La corte puede considerar cualquier otro factor necesario para proceder equitativa y justamente entre los cónyuges.


Usted tiene el derecho de obtener información sobre los ingresos y bienes de su cónyuge a través del uso de procedimientos de descubrimiento. Descubrimiento incluye el intercambio de documentos y respuestas a preguntas escritas u orales.



Impuestos

Hay consideraciones muy importantes sobre impuestos en cualquier divorcio, incluyendo la deducción por dependencia por los niños, la imponibilidad y deducción de la manutención de menores y de las pensiones alimenticias en sus distintas formas, y los efectos de las transferencias de propiedad. Conocer las consecuencias fiscales de un acuerdo de disolución es importante antes de finalizar un divorcio. Puede que sea demasiado tarde después de la firma de una sentencia definitiva para corregir los errores que se han hecho. Es posible que desee obtener los servicios de un contador, junto con su abogado para estar mejor informados acerca de esta parte del proceso de disolución.



Crianza de los/as hijos/as

Es la política pública de Florida asegurar que cada niño menor de edad tenga contacto frecuente y continuo con ambos padres después de que los padres se han separado o divorciado, y animar a los padres a compartir los derechos y responsabilidades de la crianza de los/as hijos/as. La corte da a ambos padres la misma consideración en la determinación de la responsabilidad de crianza y del tiempo compartido, independientemente de la edad y género del niño/a.


En la mayoría de los casos, la responsabilidad de crianza de un menor de edad será compartida por ambos padres de modo que cada uno conserva todos los derechos y responsabilidades parentales con respecto a su hijo/a. La crianza compartida requiere que ambos padres comparezcan para determinar de manera conjunta las decisiones importantes que afectan el bienestar de los/as niños/as. Usted y su cónyuge pueden acordar, o la corte podrá ordenar que uno de los padres tenga la responsabilidad final sobre los aspectos específicos del bienestar del niño/a, tales como la educación, la religión, o las necesidades médicas y dentales. La corte determinará cualquiera de estos asuntos si las partes no se ponen de acuerdo.


En casos muy raros, la corte puede ordenar la responsabilidad de crianza exclusivamente a uno de los padres. Para ello, la corte debe determinar que la responsabilidad compartida de los padres podría causar daño al niño/a.


En la determinación de la responsabilidad de crianza, la corte aprobará o diseñara su propio plan de crianza que incluye la responsabilidad de las tareas cotidianas de la crianza del niño/a, el programa de tiempo compartido, y la autoridad para tomar decisiones relacionadas con el cuidado de la salud, la escuela, y actividades relacionadas. En el plan también se especificarán los medios tecnológicos que se utilizarán para la comunicación entre padres e hijos/as. Los padres podrán acordar un plan de paternidad y presentarlo ante la corte para su aprobación o la corte determinará estas cuestiones. La ley incluye una lista de factores para que la corte considera en la toma de estas decisiones.


La corte utiliza
Los Principios sobre el Mejor Interés del Menor al examinar las cuestiones de crianza.

La ley de Florida requiere que ambas partes asistan a un curso de paternidad antes finalizar el divorcio. Algunas cortes requieren que los/as niños/as de los padres que se están divorciando asistan a una clase específicamente diseñada para ellos/as. Consulte con la oficina del secretario del tribunal de circuito de su condado para información sobre los cursos ofrecidos.



Manutención de los hijos

Usted y su cónyuge tienen la responsabilidad de mantener a sus hijos de acuerdo a sus necesidades y sus ingresos. La manutención de los/as hijos/as puede ser mediante el pago directo o beneficios indirectos, como pagos de la hipoteca, el seguro, o el pago de los gastos médicos y dentales. Por lo general, la obligación de mantener a su hijo/a termina cuando el/la niño/a cumpla los 18 años, se casa, es emancipado/a, se une a las fuerzas armadas, o muere.


Algunas de las cuestiones en materia de pensión alimenticia que deben ser consideradas incluyen: (a) la cantidad de apoyo; (b) la forma de pago; (c) las formas de asegurar que los pagos se realicen; (d) cuando la pensión alimenticia puede ser aumentada o disminuida; y (e) quien reclama la deducción por dependencia para efectos fiscales. Otras preguntas pueden necesitar ser contestadas, dependiendo de las circunstancias de su caso. Directrices para la cantidad de apoyo se aplican a todos los casos y se basan en los ingresos de los padres y el número de niños/as con ajustes por estadías de noche sustanciales.


Si usted tiene problemas recibiendo los pagos de manutención de su cónyuge o ex cónyuge, o si no se está siguiendo el plan de tiempo compartido, usted debe traer este asunto a la atención de la corte. No es legal retener tiempo compartido o pagos de manutención, ya sea porque uno de los padres no paga la manutención ordenada por la corte o porque viola el horario de tiempo compartido en el plan de crianza de los/as hijos/as.



Apelaciones

Si usted cree que la decisión del juez es incorrecta, usted puede apelar esa decisión, a condición de que ciertos pasos procesales se cumplan. Una corte de apelaciones, sin embargo, a menudo no revierte la decisión de un juez de primera instancia porque el juez tiene amplia discrecionalidad en casos de divorcio. Si el juez comete un error de derecho o ha abusado de su discreción, la corte de apelaciones puede revocar la decisión. El éxito de su apelación será limitado si su única razón para apelar es de descontento con la decisión del juez. Es necesario determinar con rapidez si se va a apelar la sentencia definitiva debido a que una apelación deberá ser presentada dentro de los 30 días de la presentación de la sentencia definitiva.




Dónde obtener ayuda legal

Un buen lugar para comenzar es con su propio abogado para que le pueda dar una rápida revisión de sus derechos legales y le aconsejará cómo proceder. Su abogado puede referirlo a un abogado de derecho de familia, si este no se ocupa de casos de disolución de matrimonio.


Sin embargo, si el abogado de su familia ha sido contactado primero por su cónyuge, el mismo abogado no puede representarlo a usted también. De hecho, si el abogado ha sido el abogado de la familia, puede haber un conflicto de intereses y el abogado no puede representar a ninguno de los dos. No trate de consultar con el abogado de su cónyuge para recibir asesoramiento jurídico. No es ético que un abogado represente a ambas partes en un juicio de disolución y este no puede prestar asesoramiento jurídico a ambos cónyuges.



Cómo seleccionar a un abogado

Si usted no tiene un abogado, un servicio de referencia de abogados, generalmente operado por una asociación de abogados local, puede ponerlo en contacto con un abogado que se encarga de estos casos.


Muchas áreas de Florida tienen servicios de referencia de abogados que figuran en "Abogado" o "Servicios de Información y Referencia" en las páginas amarillas del directorio telefónico. Si usted no tiene un servicio de referencia de abogados en su ciudad, a nivel estatal el Servicio de Referencia de Abogados del Colegio de Abogados de Florida (The Florida Bar) puede referirle a un abogado. Usted puede llamar al servicio estatal, sin costo, al (800) 342-8011 o puede ver la sección de Búsqueda de Abogados en la página de Internet de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Florida en
www.familylawfla.org External Link.

Si usted está buscando un abogado para representarle en un divorcio -o cualquier otro asunto legal- el Colegio de Abogados de Florida ha desarrollado otro folleto para el consumidor, "Cómo encontrar un abogado en Florida", que puede ser útil. Vea más abajo para obtener instrucciones sobre cómo solicitar este y otros folletos para el consumidor.


Honorarios de abogados y costos

Los honorarios y costos para los casos de disolución de matrimonio varían ampliamente. Cuanto más complejos y/o controvertidos son los asuntos, lo más la disolución va a costar. En una reunión inicial, su abogado debe ser capaz de proporcionar una estimación del costo total de la disolución basándose en la información que usted proporciona.

Su abogado espera que usted pague los honorarios y los costos del litigio, de conformidad con el acuerdo que ustedes hagan. A veces la corte ordena a un cónyuge a pagar parte o la totalidad de los honorarios y los costos del otro cónyuge, pero estas estipulaciones son impredecibles y no se puede depender de ellas. Usted es el principal responsable por el pago de sus honorarios legales.


En un divorcio, es ilegal que un abogado trabaje en base a un pacto de cuota litis, es decir, que los honorarios del abogado se basen en un porcentaje de la cantidad concedida para el cliente.

[Revised: 9/11]