The Florida Bar
www.floridabar.org

Folleto Poderes Legales en Florida

Tabla de Contenido
Información Acerca Del Poder Legal

Facultades Y Deberes Del Apoderado

Uso Del Poder Legal

Relación Del Poder Legal Con Otros Instrumentos Legales

La Atención Médica Y El Poder Legal

Finalización Del Poder Legal

Administración Financiera Y La Responsabilidad Del Apoderado

Fuentes De Información Adicional

Formulario De Declaración Jurada De Apoderado



Salvo que se especifique lo contrario, la información de este folleto se aplica a los Poderes Legales firmados a partir del 1° de noviembre del 2014. Consulte a un abogado para obtener información acerca del uso y de la exigibilidad de los Poderes Legales otorgados antes del 1° de noviembre del 2014. La información en este folleto aplica para todos los Poderes Legales, sin embargo, se especifican reglas especiales para los Poderes Legales Permanentes.

INFORMACIÓN ACERCA DEL PODER LEGAL

¿Qué es un Poder Legal?
Un Poder es un documento legal mediante el cual una persona delega autoridad a otra. En el documento, quien otorga el Poder (el “mandante”) confiere el derecho de actuar en nombre del mandante a un “apoderado” o agente. La autoridad conferida depende del texto específico contenido en el Poder. La persona que otorga un Poder puede otorgar un Poder amplio o puede limitar el Poder a ciertos actos específicos.

¿Cuáles son algunos de los usos que tiene un Poder?
El Poder puede utilizarse para conferirle a una persona el derecho a vender un automóvil, una vivienda u otro bien. Un Poder puede ser utilizado para permitirle a un tercero acceder cuentas bancarias, que firme un contrato, tome decisiones relacionadas con la atención médica, maneje transacciones financieras o firme documentos legales en nombre del mandante. Un Poder puede conferir a otras personas el derecho a llevar a cabo casi cualquier acción legal que podría realizar quien otorga el Poder, incluyendo la capacidad de crear fideicomisos y dar regalos.

¿Dónde se puede obtener un Poder?
Un Poder es un documento legal importante y poderoso ya que confiere autorización para actuar en calidad de representante legal de otra persona. Debe ser redactado por un abogado para que sea acorde a las circunstancias específicas de la persona que lo otorga. Con frecuencia, los formularios preimpresos no brindAn la protección deseada.

¿Necesita el Poder testigos o un notario?
Un Poder debe ser firmado por el mandante y dos testigos de la firma del mandante, y un notario debe dar fe de la firma del mandante para que sea ejecutado correctamente y para que sea válido conforme las leyes de Florida. Hay excepciones respecto a los Poderes Militares y a los Poderes creados bajo las leyes de otros estados.

¿Quién es un “mandante”?
El “mandante” es quien otorga el Poder, la persona que delega autoridad a otra. Esta es la persona que permite a otra actuar en su nombre.

¿Quién es un “apoderado”?
El “apoderado” es quien recibe el Poder, la parte a quien se otorga el Poder para actuar en nombre del mandante. Un “apoderado” a veces es denominado “agente”, pero no todos los “agentes” son “apoderados”. El término “apodera­do” no significa que la persona sea un abogado.

¿Quién es un “tercero”?
Tal como se lo utiliza en este folleto, un “tercero” es una persona o institución con quien el apoderado lleva adelante acuerdos en nombre del mandante. Entre los ejemplos se incluyen los siguientes: un banco, un médico, el comprador de una propiedad que el apoderado vende en nombre del mandante, un corredor de bolsa o cualquier otra persona con quien el apoderado debe negociar en nombre del mandante.

¿Qué es un “Poder Especial”?
Un “Poder Especial” le confiere al apoderado la autori­dad para llevar a cabo una acción específica. Por ejemplo, una persona podría usar un Poder Especial para vender una vivienda en otro estado delegando autoridad a otra persona para que maneje la transacción en el ámbito lo­cal. Este tipo de Poder podría ser “especialmente para” o “limitarse a” la venta de una vivienda o a otros actos específicos.

¿Qué es un “Poder General”?
Un “Poder General” normalmente le confiere al apodera­do facultades muy amplias para llevar a cabo cualquier acto legal en nombre del mandante. El documento debe incluir una lista específica de los tipos de actividades que el apoderado está autorizado para llevar a cabo.

¿Qué es un “Poder Permanente”?
La vigencia de un Poder cesa si el mandante es declarado incapaz, a menos de que sea un tipo especial de Poder conocido como “Poder Permanente”. El Poder Permanente continúa en vigencia aún si una persona es declarada incapaz. Sin embargo, hay ciertas excepciones especificadas en la ley de Florida en las cuales un Poder Permanente no puede ser utilizado en nombre de un mandante incapaz. Un Poder Permanente debe contener un texto especial que estipule que el Poder continúa en vigencia en caso de incapacidad del mandante. La mayoría de los Poderes otorgados hoy en día son permanentes.

¿Debe el mandante ser competente para firmar un Poder?
Sí. El mandante debe comprender qué firma en el momento en que se firma el documento. El mandante debe comprender el efecto que tiene el Poder, a quién le otorga el Poder y qué bienes pueden quedar afectados por el Poder.

¿Quién puede actuar como apoderado?
Cualquier persona competente a partir de los 18 años de edad puede actuar como apoderado. Los apoderados deben ser elegidos por su confiabilidad y honradez. Ciertas instituciones financieras con poderes de fideicomiso también pueden desempeñarse como apodera­dos.

¿Qué pasa si el Poder fue creado bajo las leyes de otro estado?
Si el Poder se ejecutó correctamente bajo las leyes de otro estado, puede ser utilizado en Florida, pero su uso estará sujeto a la Ley de Poderes Legales de Florida y a otras leyes estatales. El apoderado sólo puede actuar como este autorizado por la ley de Florida y con los términos del Poder. Existen requisitos adicionales para las transacciones de bienes raíces en Florida y si el Poder no cumple con esos requisitos su uso puede limitarse al uso bancario y a otras transacciones no de bienes raíces. Una tercera persona también puede solicitar una opinión de un abogado de que el Poder se ejecutó correctamente de conformidad con las leyes de otro estado.
Volver al inicio


FACULTADES Y DEBERES DEL APODERADO

¿Qué actividades puede realizar un apoderado?
El apoderado sólo puede realizar aquellos actos espe­cificados en el Poder y aquellos actos razonablemente necesarios para llevar a cabo los actos especificados. Si un apoderado no está seguro de si está o no autorizado para realizar un acto en particular, el apoderado debe consultar al abogado que preparó el documento o a otro asesor legal.

Dos tipos de actos pueden ser incorporados en el Poder por una simple referencia a la ley - la "autoridad para llevar a cabo las transacciones bancarias, conforme a lo dispuesto en la sección 709.2208(1) de las leyes de Florida" y la "autoridad para realizar transacciones de inversión conforme a lo dispuesto en la sección 709.2208(2) de las leyes de Florida". Cuando cualquiera de estas frases es incluida en el Poder, todos los actos autorizados por las secciones de referencia pueden ser realizados por el apoderado a pesar de que los actos específicos no estén mencionados en el Poder mismo.

¿Puede un apoderado vender la vivienda del mandante?
Sí. Si el Poder se ha ejecutado con las formalidades de una escritura y autoriza la venta de la vivienda del mandante, el apoderado puede venderla. Sin embargo, si el mandante está casado, el apoderado debe obtener la autorización del cónyuge.

¿Qué cosas no puede hacer el apoderado en nombre del mandante?
Hay unas pocas acciones que un apoderado tiene pro­hibido llevar a cabo aunque en el Poder se establezca que la acción está autorizada. El apoderado, salvo que también sea miembro registrado del Colegio de Abogados de Florida (The Florida Bar), no puede ejercer la abogacía en Florida. El apoderado no puede firmar un documento en el que se establezca que el mandante tiene conocimiento de ciertos hechos. Por ejemplo, si el mandante fue testigo de un accidente automovilístico, el apoderado no puede firmar una declaración jurada diciendo lo que vio o escuchó el mandante. El apoderado no puede votar en una elección pública en nombre del mandante. El apoderado no puede crear ni revocar un testamento o codicilo en nombre del mandante. Si el mandante tenía un contrato para prestar un servicio personal (es decir, pintar un retrato o prestar servi­cios de cuidado), el apoderado no está autorizado a hacer estas cosas en lugar del mandante. Del mismo modo, si alguien había designado al mandante para desempeñarse como fiduciario de un fideicomiso o si el juez designó al mandante como tutor o curador, el apoderado no puede asumir esas responsabilidades basándose exclusivamente en la autoridad que le confiere un Poder.

¿Cuáles son las responsabilidades de un apoderado?
Si bien el Poder le confiere al apoderado autoridad para actuar en nombre del mandante, el apoderado no está obligado a desempeñar esa función. El apoderado puede tener una obligación moral o de otro tipo de asumir las responsabilidades asociadas con el Poder, pero el Poder no crea la obligación de asumir los deberes impues­tos. Sin embargo, una vez que un apoderado asume una responsabilidad, tiene el deber de actuar con prudencia. (Ver Administración Financiera y la Responsabilidad del Apoderado).

¿Existe un cierto código de conducta para los apoderados?
Sí. Los apoderados deben cumplir un cierto estándar de cuidado en el desempeño de sus deberes. La ley considera al apoderado un “fiduciario” que debe cumplir con las mis­mas normas de conducta que un administrador fiduciario. La relación fiduciaria es una relación de confianza. Si el apoderado traiciona esta confianza, la ley puede castigar al apoderado tanto civilmente (ordenando el pago de una suma en concepto de indemnización y de multa) como penalmente (libertad condicional o prisión). El estándar de cuidado que se aplica a los apoderados se describe en Administración Financiera y la Responsabilidad del Apoderado.
Volver al inicio


USO DEL PODER LEGAL

¿Cuándo es un Poder efectivo?
El Poder es efectivo tan pronto como el mandante lo firma. Sin embargo, un Poder Permanente ejecutado antes del 1 de octubre del 2011, que depende de la incapacidad del mandante (a veces llamado un Poder "Condicional" o “Springing” en inglés), es válido pero no es efectivo hasta que la incapacidad del mandante ha sido certificada por un médico. Los Poderes Condicionales no pueden seguir ejecutándose después del 30 de Septiembre del 2011.

¿Debe el mandante entregar el Poder al apoderado inmediatamente después de firmarlo o puede esperar hasta que sean necesarios los servicios del apoderado?
El mandante puede conservar el documento que con­tiene el Poder hasta que sea necesaria la ayuda y recién entonces entregárselo al apoderado. Con frecuencia, el abogado puede desempeñar esta importante función. Por ejemplo, el mandante puede dejarle el Poder al abogado que lo preparó y pedirle al abogado que se lo entregue al apoderado en determinadas circunstancias específicas. Ya que es posible que el abogado no sepa si el mandante ha sido declarado incapaz ni cuándo, el mandante debe avisarle al apoderado que el abogado tiene en su Poder el documento firmado y que se lo entregará de acuerdo con sus instrucciones. Si el mandante no desea que el apoderado pueda utilizar el Poder hasta que se entregue, el Poder debe estipular claramente que el apoderado posea el original del Poder firmado porque copias son suficientes para su aceptación por parte de terceros.

¿Cómo se inicia la autoridad para tomar decisiones otorgadas al apoderado en virtud del Poder?
El apoderado debe revisar detenidamente el documento que contiene el Poder para determinar qué autoridad otorgó el mandante. Después de asegurarse de que el Poder le otorga al apoderado la autoridad para actuar, se debe entregar el Poder (o una copia de éste) al tercero (el banco u otra institución, o la persona con quien el apoderado debe llevar a cabo acuerdos). Algunos terceros pueden pedirle al apoderado que firme un documento, tal como una declaración jurada, en el que se es­tablezca que el apoderado actúa de manera apropiada (el apoderado tal vez desee consultar a un abogado antes de firmar este documento). El tercero debe aceptar el Poder y permitirle al apoderado actuar en nombre del mandante. El apoderado siempre debe dejar en claro que el apoderado firma los documentos en nombre del mandante.

¿Cómo debe firmar el apoderado cuando actúa como apoderado?
El apoderado siempre va a querer agregar, después de su firma, una declaración que exprese que el documento es firmado “en carácter de apoderado de” el mandante. Si el apoderado firma sólo con su nombre, puede ser consid­erado personalmente responsable por lo que haya firmado. Siempre que en la firma se establezca claramente que el documento es firmado en carácter de representante y no por derecho propio, el apoderado está protegido. Por lo tanto, si bien la fórmula es extensa, es mejor firmar así:

Howard Rourk, en carácter de apoderado de Ellsworth Toohey.

En este ejemplo, Howard Rourk es el apoderado y Ellsworth Toohey, el mandante.

¿Qué sucede si el tercero no acepta el Poder?
Si el Poder fue otorgado en legal forma y no ha sido revocado ni suspendido ni terminado, los terceros pueden verse obligados a cumplir lo establecido en el documento. El tercero debe dar una explicación por escrito, dentro de un plazo razonable, de por qué se niega a aceptar el Poder.

En algunas circunstancias, si la negación del tercero a honrar el Poder provoca daños, el tercero puede ser responsable de esos daños e incluso de los honorarios de abogados y de los costos judiciales. Incluso un mero retraso puede causar daños y también se puede iniciar una acción por este motivo. Sin embargo, es razonable que el tercero tenga tiempo para consultar a un abogado o su departamento legal interno acerca del Poder. Una demora superior a un breve período puede considerarse injustifi­cada. En caso de rechazo o demora injustificada, consulte a un abogado.

¿Por qué algunas veces los terceros se niegan a aceptar los Poderes?
A los terceros con frecuencia les preocupa la posibilidad de que el documento no sea válido. No saben si fue otor­gado debidamente o si ha sido falsificado. No saben si ha sido revocado. No saben si el mandante era competente al momento de la firma del Poder. No saben si el mandante ha fallecido. Los terceros no quieren asumir responsabili­dad por el uso indebido del documento. Algunos terceros se niegan a aceptar los Poderes porque creen que están protegiendo al mandante contra una posible conducta inescrupulosa. Si le rechazan su Poder, hable con su abogado.

¿Qué sucede si un tercero le exige al apoderado que firme una declaración jurada antes de cumplir el Poder?
La ley de Florida autoriza al tercero a exigirle al apodera­do que firme una declaración jurada (una declaración por escrito jurada o certificada) en la que establezca que él o ella ejerce su autoridad de manera válida en virtud del Poder. Si el apoderado quiere usar el Poder, es posible que tenga que firmar la declaración jurada si así lo solicita el tercero. El objetivo de la declaración jurada es liberar al tercero de responsabilidad por la aceptación de un Poder que carezca de validez. Siempre que las declaraciones contenidas en la declaración jurada sean verdaderas en ese momento, el apoderado puede firmarla. El apoderado tal vez desee consultar a un abo­gado antes de firmar la declaración jurada. (Encontrará un ejemplo de Declaración Jurada de Apoderado al final de este folleto).

¿Qué otra cosa puede requerir el tercero?
Un tercero también puede hacer una solicitud razonable de una opinión de un abogado sobre cualquier asunto legal respecto al Poder, incluyendo su correcta ejecución conforme a las leyes de otro estado. Un tercero puede solicitar una traducción certificada si alguna parte del Poder está en un idioma distinto del inglés.

¿Puede el apoderado emplear a otros para que le asistan en sus deberes?
Sí. El apoderado puede contratar a contadores, aboga­dos, corredores u otros profesionales para que lo ayuden a cumplir con sus deberes como apoderado, pero por lo general no podrá delegar su responsabilidad como apoderado. El Poder fue otorgado por el mandante al apoderado y el apoderado no tiene derecho a transferir ese Poder a alguien más. Es importante que el apoderado tenga presentes todas sus obligaciones fiduciarias cuando contrata a un profesional para que le ayude. El apoderado puede delegar la responsabilidad de inversión si se siguen los requisitos de la sección 518.11 de las leyes de Florida, a menos que el Poder prohíba tal delegación.
Volver al inicio


RELACIÓN DEL PODER LEGAL CON OTROS INSTRUMENTOS LEGALES

¿Cuál es la diferencia entre un apoderado y un albacea o “representante personal”?
Un albacea, denominado “representante personal” en Florida, es la persona que se encarga del patrimonio de una persona después del fallecimiento de ésta. El apoderado sólo puede encargarse de los asuntos del mandante mien­tras el mandante esté con vida. Un representante personal puede ser designado en el testamento de una persona y es designado por el juez para administrar la sucesión.

¿Cuál es la diferencia entre un administrador fidu­ciario y un apoderado?
Al igual que el Poder, el fideicomiso puede autorizar a una persona física (el administrador fiduciario) a actuar en nombre de quien otorga el fideicomiso durante la vida de este otorgante. Al igual que un apoderado, el administrador fiduciario puede administrar los asuntos financieros de quien otorga el fideicomiso. El administrador fiduciario sólo tiene facultades sobre un activo que es propiedad del fideicomiso. En cambio, un apoderado puede tener autoridad sobre todos los activos del mandante (excepto por los que pertenecen a un fideicomiso). Otra distinción importante es que un administrador fiduciario puede con­tinuar actuando en nombre de quien otorga el fideicomiso después de la muerte de dicho otorgante. En cambio, el Poder vence al momento de la muerte del mandante. Un abogado puede ayudar a determinar si se requiere de un administrador fiduciario o de un apoderado para una situación en particular.

¿Qué sucede si el juez designa un tutor para el mandante?
Si no hay disponible una alternativa apropiada menos restrictiva, entonces el juez puede designar un tutor para una persona que ya no puede hacerse cargo de sí misma o de sus bienes. Es posible que una persona a quien el juez le ha designado un tutor no pueda otorgar de manera lícita un Poder. Si un apoderado descubre que se ha designado un tutor antes de la fecha en que el mandante firmó el Poder, el apoderado debe notificarle esto a su abogado. Si se inicia un procedimiento judicial de tutela después de la fecha en la que el mandante firmó el Poder, la autoridad del apoderado queda automáticamente sus­pendida hasta que la petición sea desestimada o retirada o hasta que se tome otra decisión sobre dicha petición. La ley exige que se le notifique al apoderado acerca del pro­cedimiento de tutela. Si se designa un tutor, el Poder deja de tener efecto salvo que se trate de un Poder Permanente y que el juez permita que el apoderado continúe ejerciendo algunos poderes. Sin embargo, la facultad para tomar decisiones relacionadas con la atención médica no queda suspendida, salvo que el juez suspenda específi­camente esta facultad. Si el apoderado se entera de que se ha iniciado un procedimiento de tutela o de incapacidad, este debe consultar inmediatamente con un abogado.

¿Puede un Poder evitar la necesidad de una tutela?
Sí. Si la persona supuestamente incapaz otorgó un Poder Permanente antes de ser declarada incapaz, es posible que no sea necesario que el juez designe a un tutor porque el apoderado ya tiene autoridad para actuar en nombre del mandante. Siempre que el apoderado tenga todas las facultades necesarias, es posible que no sea necesario iniciar un procedimiento de tutela y, aunque sí se inicie este procedimiento, la tutela puede evitarse si se demuestra ante el juez que existe un Poder Permanente y que es apropiado permitirle al apoderado actuar en nombre del mandante.
Volver al inicio


LA ATENCIÓN MÉDICA Y EL PODER LEGAL

¿Cuál es la relación entre una Declaración de Testa­mento en Vida y un Poder?
Una declaración de testamento en vida especifica los deseos de una persona con respecto a la provisión o a la terminación de procedimientos médicos cuando a la persona se le diagnostica una enfermedad terminal, cuando sufre una enfermedad en etapa terminal o cu­ando ha quedado en estado vegetativo permanente. Un testamento en vida y la designación de un suplente para la atención médica se denominan “instrucciones antici­padas de atención médica” porque se redactan antes de que surja la incapacidad y la necesidad. Si una persona no puede comprender lo que dice el médico o no puede comunicarse con un médico, un testamento en vida es un método legalmente exigible para asegurar que se cumplan los deseos de esa persona. Ya sea que una persona haya hecho un testamento en vida o no, el apoderado de una persona puede tomar decisiones de atención médica si el Poder Permanente le confiere específicamente este derecho.

¿Qué es una Designación de Suplente para Atención Médica y en qué se diferencia de un Poder?
La Designación de Suplente para la Atención Médica es un documento en el que el mandante designa a una persona para que tome decisiones de atención médica si el mandante no puede tomar esas decisiones. A dife­rencia del Poder, el suplente que toma las decisiones de atención médica no tiene autoridad para actuar hasta tanto el médico que atiende al mandante determine que el mandante carece de capacidad para tomar decisiones de atención médica informadas. (En los casos cuando el médico que atiende al mandante se cuestione si el man­dante carece de capacidad, el diagnóstico de un segundo médico debe concordar con la conclusión del médico que atiende al mandante respecto a que el mandante carece de capacidad para tomar decisiones médicas antes de que comience a tener vigencia la autoridad del suplente designado para tomar las decisiones médicas). Muchos proveedores de atención médica prefieren que se designe a un suplente para tomar decisiones de atención médica porque el documento se limita a la atención médica. Sin embargo, un Poder Permanente específicamente para la atención médica puede autorizar al apoderado a asistir al mandante en la toma de decisiones médicas aún cuando el mandante no carezca completamente de capacidad para actuar.
Volver al inicio


FINALIZACIÓN DEL PODER LEGAL

¿Cuándo termina un Poder?
La autoridad de cualquier apoderado de un Poder ter­mina automáticamente cuando sucede una de las siguientes cosas: (1) el mandante muere, (2) el mandante revoca el Poder, (3) un juez determina que el mandante es total o parcialmente incapaz, sin disposición específica con respecto a que el Poder continúa vigente, (4) el propósito del Poder es completado, o (5) vence el término del Poder. En cualquiera de estos casos, se termina el Poder. Si, después de tener conocimiento de cualquiera de estos eventos, una persona continúa actuando como apoderado, él o ella está actuando sin autoridad.

¿Cuándo termina la autoridad de un apoderado particular?
La autoridad de un apoderado de un Poder termina automáticamente cuando sucede una de las siguientes cosas: (1) el mandante muere, (2) el apoderado renuncia o es removido por un tribunal, (3) el apoderado se vuelve incapaz, o (4) se presenta una petición de disolución del matrimonio si el apoderado es cónyuge del mandante, a menos que se disponga otra cosa en el Poder.

¿Cuál es el procedimiento que debe seguir un man­dante para revocar un Poder?
La revocación debe darse por escrito y puede realizarse con un Poder posterior. La notificación debe darse al apoderado y a cualquier otra parte que pueda depender del Poder. La notificación debe ser enviada mediante cualquier forma de correo que requiera un recibo firmado o por ciertos métodos aprobados de entrega personal. Existen reglas especiales para gestionarles notificación de la revocación a los bancos y a otras instituciones financieras. Consulte a su abogado para asegurarse de cumplir con los proced­imientos apropiados.

Se ha iniciado un procedimiento judicial para designar a un tutor para que actúe en nombre del mandante o para determinar si el mandante es incapaz. ¿Cómo afecta esto al Poder?
Si se ha iniciado un procedimiento judicial para de­terminar la incapacidad del mandante o si alguien quiere designar a un tutor para el mandante, el Poder queda automáticamente suspendido y el apoderado no puede continuar actuando. Sin embargo, la facultad para tomar decisiones relacionadas con la atención médica no queda suspendida, salvo que el juez suspenda específi­camente esta facultad.

La autoridad como apoderado ha quedado suspendida porque hay un procedimiento de tutela para el man­dante en trámite. Ahora, ha surgido una emergencia, pero aún no se ha asignado a un tutor. ¿Qué se debe hacer?
El apoderado puede solicitarle al juez un permiso especial para hacerse cargo de la emergencia aunque el Poder esté suspendido. Contacte a su abogado.
Volver al inicio


ADMINISTRACIÓN FINANCIERA Y LA RESPONSABILIDAD DEL APODERADO

¿Qué es una responsabilidad fiduciaria?
Un apoderado es un fiduciario y como tal tiene múltiples funciones cuando actúa para el mandante. Estas incluyen un deber primordial de hacer sólo los actos autorizados por el Poder y realizar esos actos de acuerdo con las expectativas razonables del mandante, actuar en el mejor interés del mandante y tratar de conservar su patrimonio. La preservación del patrimonio depende de una serie de factores, incluyendo el conocimiento del apoderado del patrimonio y de las necesidades y deseos del mandante. Si el apoderado asume responsabilidad sobre las inversiones del mandante, éste tiene la obligación de invertir y administrar los activos como un inversor prudente. Esta norma exige que el apoderado ejerza cuidado y precaución razonables en la administración de los activos del mandante. El apoderado debe aplicar esta norma a todas las inversiones y no a un activo específico. Si un apoderado posee habilidades o experiencia financiera especiales, tiene la obligación de usarlas. El apoderado debe llevar registros detallados y puede ser requerido a presentar una contabilidad. Todo lo que hace el apoderado en nombre del mandante debe ser asentado por escrito y el apoderado debe conser­var todos los recibos y copias de toda la correspondencia y considerar guardar un registro de las llamadas telefónicas para que, en caso de que se cuestione el accionar del apoderado, haya registros disponibles. Los apoderados deben consultar con abogados para asegurarse de que entienden todos los deberes que les sean aplicables.
Volver al inicio


FUENTES DE INFORMACIÓN ADICIONAL

Departamento de la Tercera Edad de Florida (Florida Department of Elder Affairs): Este departamento es un recurso útil para varias cuestiones relacionadas con el envejecimiento. La juris­dicción general, la misión y el objetivo del departamento se encuentran en el Capítulo 430 de las Leyes de Florida. El departamento mantiene la Línea de Ayuda para la Tercera Edad (Elder Helpline), un número para llamadas gratuitas en todo el estado, (800) 96ELDER, así como un sitio de Internet en http://elderaffairs.state.fl.us External Link. El departamento también es copatrocinador de la pub­licación del Manual para Personas Mayores de Florida (Older Floridians Handbook).

Leyes de Florida (Florida Statutes): El Capítulo 709 de las Leyes de Florida contiene todo el cuerpo legal que re­gula los Poderes Legales. El Capítulo 744 trata acerca de la ley de tutela. El Capítulo 518 trata acerca de la inversión de fondos fiduciarios. Puede encontrar un ejemplar de las Leyes de Florida en su biblioteca pública o en la mayoría de los juzgados. Puede acceder a las Leyes de Florida en Internet en http://www.leg.state.fl.us/Statutes/index.cfm External Link.
Volver al inicio


FORMULARIO DE DECLARACIÓN JURADA DE APODERADO

ESTADO DE ______________
CONDADO DE _____________

Ante mí, la autoridad que suscribe, compareció en per­sona ______________________ (apoderado) (“Declarante”), y juró o certificó que:

1. El Declarante es el apoderado designado en el Poder otorgado por __________________ (“Mandante”) el día _____________________.

2. Este Poder actualmente puede ser ejer­cido por el Declarante. El mandante tiene su domicilio en ___________________ (estado, territorio o país).

3. Según el leal saber y entender del Declarante, después de haber realizado averiguaciones y consultas diligentes:

El Mandante no ha fallecido;

La autoridad del Declarante no ha sido suspendida por la iniciación de un procedimiento para determinar la incapacidad o para nombrar un guardián o tutor defensor;

La autoridad del Declarante no ha sido revocada a través del trámite de una acción de disolución o anulamiento de matrimonio entre el Declarante y el principal, o su separación legal; y

No ha habido revocación, terminación parcial o total del Poder o de la autoridad del Declarante.

4. El Declarante está actuando dentro del ámbito de autoridad concedida en el Poder.

5. El Declarante acuerda no ejercer facultades otorgadas por el Poder si el Declarante llegara a tener conocimiento de que dicho Poder ha sido revocado, termi­nado o suspendido parcial o totalmente, o si llegara a tener conocimiento de que ha dejado de tener validez debido a la muerte o a la declaración de incapacidad del Mandante.


_________________________
Declarante/Apoderado

Jurado (o certificado) y suscrito ante mí a los _____ días de _________ (mes) del ________ (año) por ____________________________ (Declarante).


___________________________
(Firma del notario público)



(Imprimir o sellar el nombre del notario público comisionado)

Conocido personalmente O se ha presentado identificación


____________________________
(Tipo de identificación presentada)
Volver al inicio

[Revised: 11/14]