Skip Navigation

 
The Florida Bar
www.floridabar.org

Folleto Crianza de los Hijos y el Divorcio

Tabla de Contenido

Los/as Hijos/as Y El Divorcio
Deberes De Los Padres
Plan De Crianza de los/as hijos/as
Recursos Adicionales


LOS/AS HIJOS/AS Y EL DIVORCIO

Los/as niños/as son nuestro recurso más preciado. Debemos protegerlos del daño indebido y de las situaciones de conflicto. El bienestar de los/as hijos/as debe de ser uno de los aspectos principales para ambos padres durante un divorcio (llamado “disolución de matrimonio”). Usted debe recordar que en un juicio de disolución del matrimonio, usted termina el vínculo con su cónyuge. Ninguno de ustedes termina la relación que tiene con sus hijos/as. Dejarán de ser marido y mujer, pero siempre seguirán siendo el padre y la madre, o “papi” y “mami”, de sus hijos/as.

El divorcio conlleva una crisis personal significativa tanto para los adultos como para los/as niños/as involucrados/as. El estrés puede producir síntomas físicos y problemas emocionales y de conducta. Los/as niños/as de distintas edades pueden reaccionar de distintas maneras ante un divorcio, desde la irritabilidad en los/as niños/as hasta el consumo de drogas en los/as adolescentes. Reconocer las señales de los problemas en forma temprana y ayudar a los/as hijos/as a resolverlos puede evitar graves problemas en el futuro. Si usted y su cónyuge llegan a un acuerdo con respecto a los temas relacionados con la crianza, podrán evitar o minimizar el daño a sus hijos/as y podrán evitar una pelea en la corte. Sin embargo, si no pueden resolver estos temas, el juez deberá tomar una decisión por ustedes.



DEBERES DE LOS PADRES

En el caso de un divorcio, los padres deben comportarse y llevar a cabo sus actividades en todo momento de manera tal que promuevan el bienestar y los intereses de los/as hijos/as. Es política pública en Florida que los/as hijos/as tengan contacto frecuente y continuo con ambos padres en el evento de una separación o disolución del matrimonio. También es política pública del estado promover que los padres compartan los derechos, responsabilidades y placeres de criar a los/as hijos/as. No existe presunciones a favor o en contra ninguno de los padres durante las acciones de disolución del matrimonio.

De acuerdo con lo dispuesto en la ley de Florida, ambos padres tienen un deber afirmativo de promover una buena relación entre los/as hijos/as y el otro padre. Ambos padres deben intentar asegurar que los/as hijos/as tengan contacto sin impedimentos con ambos padres y libre acceso a ellos.

Ninguno de los padres debe hacer nada para impedir el desarrollo natural del amor de los/as hijos/as y el respeto por el otro padre. Los padres no deben menospreciar al otro padre ni discutir el divorcio en presencia de los/as hijos/as. Cada uno de los padres debe hacer todos los esfuerzos razonables para alentar y facilitar la comunicación entre el otro padre y los/as hijos/as. Ninguno de los padres debe hacer nada que aleje a los/as hijos/as del otro padre o que afecte de manera negativa la opinión que el/la hijo/a tiene del otro padre.


PLAN DE CRIANZA DE LOS/AS HIJOS/AS

En el 2008 se hicieron varios cambios a la ley de Florida en referencia a los planes de crianza en casos de divorcio. El cambio más significativo requiere la creación de un plan de crianza para todos los/as niños/as sujetos a la disolución del matrimonio. Los planes de crianza son diseñados para la reflejar los retos y circunstancias que los padres e hijos/as enfrentan antes, durante y después de la disolución del matrimonio. Estos planes describen como los padres van a compartir las responsabilidades del día a día de criar a los/as hijos/as. También se incluye el horario que cada padre va a pasar con los/as hijos/as. Los planes de crianza también abarcan asuntos como quien será el responsable por las cuestiones escolares y los métodos tecnológicos de comunicación, entre otros.

Durante la aprobación de un plan de paternidad, la corte toma en cuenta el mejor interés de los/as hijos/as. Entre los 20 factores que se toman en cuenta están:

1. La capacidad y disposición demostrada de cada padre de facilitar una relación cercana y continua entre padre/madre e hijo/a.
2. La cantidad de tiempo que el/la hijo/a ha vivido en un ambiente estable y satisfactorio.
3. Los aspectos geográficos originados por el plan de paternidad.
4. La aptitud moral y la salud mental y física de los padres.
5. Los antecedentes del niño/a en el hogar, en la escuela y en la comunidad.
6. La preferencia del niño/a, en caso de que este tenga la suficiente madurez para expresar una preferencia.
7. Evidencias de violencia doméstica o de abuso infantil o evidencias de que una de las partes ha hecho acusaciones falsas de violencia doméstica.

Existen factores y consideraciones adicionales que tienen que ser tomadas en cuenta por la corte al aprobar un plan de paternidad. Los puntos anteriores son solo unos ejemplos de esos criterios. Obviamente, si los padres cooperan en la resolución de estos asuntos teniendo en consideración que lo que se decida tiene que ser en el mejor interés de los/as hijos/as, lo más fácil que será el proceso de disolución del matrimonio.

RECURSOS ADICIONALES

En el caso de un divorcio, usted y su cónyuge pueden encontrar útil consultar con profesionales, como abogados, mediadores y consejeros de familia para ayudarles a desarrollar su plan de crianza. Los padres en Florida deben atender un curso de paternidad donde se informa acerca de las consecuencias del divorcio para las familias y para los/as hijos/as antes de que se dicte una sentencia definitiva. La mayoría de las comunidades en Florida también tienen a su disposición servicios de mediación familiar. Todos estos profesionales pueden ayudar a los padres a desarrollar su propio plan de crianza y a resolver conflictos para que la corte no lo tenga que hacer por los padres, y principalmente, para asegurar que el mejor interés de los/as hijos/as sea tenido en cuenta en primer lugar.


El material en este folleto representa información general acerca de las Leyes de Florida y no debe ser considerado asesoramiento jurídico. Puesto que la ley cambia constantemente, es posible que algunas provisiones en este folleto queden fuera de vigencia antes de la próxima publicación. Siempre es mejor consultar a un abogado en cuanto a sus derechos y responsabilidades legales respecto a su caso particular.

[Revised: 9/11]