Skip Navigation

 
The Florida Bar
www.floridabar.org

Quiebra

El Código de Quiebras, Título 11 del Código de los Estados Unidos, está diseñado para proporcionarles un nuevo comienzo económico a personas y familias que no pueden pagar sus deudas. Además, el Código de Quiebras garantiza que todos los acreedores en circunstancias similares reciban el mismo trato. Buscar protección bajo la quiebra es a menudo una decisión difícil y la mayoría de los consumidores se pueden beneficiar al considerar cuidadosamente sus opciones con un abogado calificado.

A fin de obtener protección de los acreedores a través de la quiebra se debe presentar una petición, listando todo sus bienes y todas las personas a las que les debe dinero, con el Tribunal de Quiebras Federal. A la presentación de una petición de quiebra, una suspensión automática emitida por el tribunal impide que los acreedores legalmente intenten cobrar las deudas que figuran en la petición de quiebra. Preparar y presentar una petición de quiebra correctamente es difícil y complicado. A los consumidores que pretenden presentar una quiebra se les aconseja solicitar la asistencia de un abogado calificado. No presentar correctamente la petición o no cumplir con otros requisitos de presentación, tales como el asesoramiento crediticio, puede provocar que la solicitud de quiebra sea rechazada e incluso que se le prohíba presentarla de nuevo por un período de tiempo. Algunas características importantes de los procedimientos de quiebra son la "suspensión automática", que impide a los acreedores tomar cualquier acción contra el deudor, y la "descarga", que libera de forma permanente al deudor que toma todas las medidas necesarias, de la mayoría de las obligaciones financieras de pre-presentación.

Hay cuatro tipos de quiebra disponible para los consumidores: Capítulo 7 de Liquidación, Capítulo 11 de Reorganización, Capítulo 12 de Ajuste de Deudas para los agricultores o pescadores familiares y Capítulo 13 de Ajuste de Deudas. Es importante que un deudor considere cuidadosamente el tipo apropiado de quiebra respecto a sus circunstancias particulares. Algunos consumidores deudores con ingresos en exceso de las cantidades de ingresos de referencia no pueden ser elegibles para ayuda bajo el Capítulo 7, que permite al deudor liberarse de la mayoría de las deudas. Además, en algunos casos, como cuando un deudor está buscando protección acerca de la ejecución hipotecaria, una quiebra del Capítulo 13 puede ser más apropiada. El capítulo 13 le permite reorganizar y eliminar o reducir los pagos de las deudas, haciendo pagos mensuales durante un período de tres a cinco años. La gran mayoría de quiebras de consumidores se presentan bajo el Capítulo 7 o el Capítulo 13.

Individuos y familias que están considerando la quiebra tienen un número de exenciones disponibles que pueden permitirles proteger bienes personales de sus acreedores. Por ejemplo, ahorros para la jubilación a menudo están exentos de los reclamos de los acreedores. El valor líquido de la vivienda normalmente está protegido por las provisiones constitucionales sobre vivienda de Florida. El Código de Quiebras está diseñado para que deudores conserven una cantidad razonable de activos con que lograr su nuevo comienzo económico.

Hay algunos tipos de deudas que a menudo no son dispensables en la quiebra. Algunas obligaciones fiscales, préstamos estudiantiles, pensiones alimentarias y multas criminales generalmente no son dispensables en la quiebra. Sin embargo, es importante que estos tipos de obligaciones sean examinados detenidamente con un abogado calificado para determinar su naturaleza exacta y si son o no dispensables, o, si el deudor es elegible, para una dispensa por dificultad de una deuda que de lo contrario no es dispensable. Adicionalmente, si una deuda se originó a través de medios fraudulentos por parte del deudor, el tribunal podrá denegar la aprobación de la dispensación de la deuda.

Los consumidores deudores deben completar un curso de asesoramiento crediticio dado por un proveedor calificado dentro de 180 días antes de la presentación de la petición de quiebra y un Curso de Gestión Financiera después de la presentación. La ley en este ámbito es muy estricta y el tribunal está obligado a rechazar el caso de la quiebra si el requisito de pre-presentación no se cumple y puede no conceder una descarga de deudas si el curso de gestión financiera no se ha completado.

Una vez que se ha presentado la quiebra, el tribunal fijará una fecha para una audiencia denominada "reunión de acreedores" o reunión "341". El tribunal le notificará al deudor y a todos sus acreedores de la hora y el lugar de la reunión y se le requerirá asistir. Incluso si el deudor está siendo representado por un abogado éste debe asistir personalmente a la reunión junto con su abogado. Ningún juez está presente en esta reunión, la cual se lleva a cabo por el síndico de la quiebra. En la mayoría de los casos esta reunión es corta con pocos, o ninguno, de los acreedores presentes. En la reunión, el síndico le hará preguntas generales al deudor, bajo juramento, sobre la petición de quiebra para asegurarse de que el deudor ha declarado con veracidad y precisión todos sus bienes y deudas. Los acreedores individuales, si aparecen, reciben la oportunidad de hacer preguntas limitadas del deudor.

Cuando se presenta un caso de quiebra, se crea una entidad legal denominada "patrimonio de afectación" conformada por toda la propiedad no exenta a la fecha en que se presentó la petición de quiebra. En muchos casos de quiebra de consumidores hay poca o ninguna propiedad no exenta. En casos de Capítulos 7 y 13, el juez nombrará a un síndico que actuará como representante de su patrimonio. El síndico no lo representa a usted. Es deber del síndico tomar posesión de la propiedad no exenta, examinar los reclamos de los acreedores, determinar si son adecuados, y vender el patrimonio de afectación para reducirlo a dinero en efectivo para su distribución a los acreedores. También es el deber del síndico determinar si se han declarado correctamente todos los activos, para comprobar si hay alguna razón por la que no se le debe dispensar de alguna de las deudas, o si hay alguna razón por la que se le debe pedir al juez de quiebras denegar la aprobación de la dispensa. El síndico no toma la decisión final sobre cualquiera de estos asuntos, pero tiene la responsabilidad de reconocer y plantear estas cuestiones ante el tribunal.

En algunos casos el síndico o un acreedor pueden oponerse a la elegibilidad del deudor a recibir la dispensa de sus deudas. Si el síndico o un acreedor se oponen a la dispensa de las deudas, por ejemplo, sobre la base de que la deuda surgió a través de fraude del deudor, el tribunal celebrará una audiencia sobre la objeción durante la cual el síndico o el acreedor tendrán que probar el caso ante el juez de quiebras como en cualquier otra demanda. Si no hay ninguna objeción a la aprobación de la dispensa de la deuda en particular, entonces ésta será dispensada. También hay casos donde se denegará la aprobación de la dispensa de todas las deudas; como por ejemplo, cuando el deudor deliberadamente ha ocultado registros del síndico a fin de ocultar activos.

Cualquier persona contemplando la quiebra debe hacer todo lo posible para que su solicitud de quiebra se presente de buena fe. Es decir, debe evitar incurrir en nuevas deudas, como por ejemplo usando tarjetas de crédito hasta el límite en contemplación de la quiebra. Propiedades no deben ser transferidas u ocultadas para evitar su pérdida a los acreedores en la quiebra. El fraude de quiebra es un delito que puede resultar en que se niegue la aprobación de la dispensa de las deudas al deudor y puede incluso resultar en una condena de privación de libertad en una prisión federal.

Bajo ciertas circunstancias, los pagos realizados por el deudor antes de presentar la petición de quiebra pueden considerarse "preferenciales". El síndico de la quiebra puede demandar a los destinatarios de esos pagos para que estos sean devueltos al patrimonio de afectación para beneficio de todos los acreedores no garantizados. La divulgación de los pagos hechos antes de la presentación de la petición de quiebra es requerida en la petición de quiebra y este es un tema que el deudor debe discutir con su abogado antes de que la petición sea presentada.

En 2005, el Congreso, a petición de la industria de servicios financieros, hizo muchos cambios en la ley de quiebras. Estos cambios hicieron más complicado que los consumidores obtengan el máximo beneficio en la presentación de la quiebra. Aunque no se necesita un abogado para presentar una petición de quiebra, es razonable considerar la posibilidad de buscar asesoramiento de un abogado si no se está seguro de los derechos y deberes en virtud de la ley de quiebras; la presentación de la quiebra sin la ayuda de un abogado es probablemente un error.

Tenga en cuenta que hay personas llamadas "preparadores de peticiones de quiebra" que están legalmente autorizadas para ayudarle a completar los formularios de quiebra, pero, a menos que sean abogados con licencia, no están legalmente habilitados o autorizados a darle consejos acerca de la ley o para actuar como su abogado.

Si cree que necesita asesoría legal, llame a su abogado. Si no tiene un abogado, llame al servicio de referencia de abogados del Colegio de Abogados de Florida (The Florida Bar) al (800) 342-8011, al servicio de referencia de abogados local, o a la oficina de asistencia legal listados en las páginas amarillas de la guía telefónica.

[Revised: 10/11]